Trampa de Grasa

 

A partir del Decreto Ejecutivo No 32079 para el control de aguas, Grupo ATD, se dio a la tarea de construir en sus instalaciones una trampa de grasa. Estas tienen como principal función limpiar las aguas de grasas e hidrocarburos, para que estos contaminantes no terminen en los ríos y mares.

 

Las trampas de grasa reducen el flujo del agua procedente de los desagües, con lo que las grasas y el agua tienen tiempo para enfriarse. Este enfriamiento hace que las grasas se coagulen y floten en la superficie mientras que otros sólidos más pesados se depositan en el fondo de la trampa. El resto del agua pasa libremente por el alcantarillado de la ciudad.

 

Cada mes el personal de Grupo  ATD realiza un análisis de calidad del agua, para comprobar el buen funcionamiento de la trampa. Este control consiste en analizar el PH, la temperatura, los sedimentos sólidos y el caudal. Así mismo de forma semestral un laboratorio certificado por el Ministerio de Salud realiza pruebas del agua de la empresa, comprobando así que se cumplan las regulaciones establecidas.

 

Por otro lado es importante que la trampa de grasa funcione de manera eficiente. Si no se controlan los niveles de grasa, aceite y sólidos acumulados, pueden generarse muchos problemas; por ejemplo, obstrucciones y acumulaciones en los desagües, malos olores y, lo que es peor, un exceso de grasas y aceite depositado en la red cloacal de la ciudad, lo que puede generar la aplicación de importantes multas. Por esta razón cada semana el equipo de limpieza limpia la trampa y saca los residuos. Esos residuos son entregados a diferentes empresas, las cuales se encargan de reciclar los materiales o bien de realizar el correcto desecho.