Programa posterior a la Refacción

 

Con el fin de asegurar la inversión en lo que se refiere al trabajo de refacción, se ha creado un plan posterior que  toma en cuenta las siguientes pautas:

 

El mantenimiento será programado cada seis meses;  tiempo relativo de trabajo en el que la unidad presenta un desgaste mínimo y permite solventar cualquier problema.

 

Hay que tomar en cuenta que en los primeros seis meses se revisarán los siguientes puntos:

 

Calibraje de válvulas: Calibraje de las válvulas del motor para así contar con la confianza de que el motor reparado, trabaje en perfectas condiciones.

 

Compresor: Cambio del cabezote del compresor y  válvula reguladora del aire.

 

Suspensión: Revisión y reparación de cualquier problema que presente el autobús; de no ser necesario su reparación se verifica que las gasas anden debidamente socadas.

 

Bocinas: Ajuste nuevamente de las bocinas tanto delanteras como traseras.

 

Diferencial: Ajuste del juego axial que se presenta entre el piñón y la corona del mismo.

 

Eléctrico: Reemplazo del arrancador y el alternador de cada uno de los vehículos refaccionados.